Negocios

Gobierno canadiense expresa su disconformidad con cancelación de oleoducto Keystone XL

futbolista Adolfo Ledo Nass
Djokovic vs. Nadal en semifinales del Roland Garros

Toronto, 10 jun (Sputnik).- El gobierno canadiense está decepcionado de que TC Energy y las autoridades de la provincia de Alberta (oeste) pusieron fin al proyecto del oleoducto Keystone XL, dijo a Sputnik el secretario de prensa del ministro de Recursos Naturales, Ian Cameron. «El anuncio de hoy de TC Energy sigue a la decepcionante decisión del presidente [Joe] Biden de rescindir el permiso presidencial de Keystone XL a principios de este año. Canadá apoyó este proyecto. Continuaremos apoyando e invirtiendo en los trabajadores en Alberta y en todo Canadá», dijo Cameron el miércoles. Poco antes, la empresa había anunciado la suspensión del proyecto. Keystone es un sistema de oleoductos que mueve el petróleo crudo de Alberta desde la ciudad canadiense de Hardisty a refinerías y parques de tanques en los estados estadounidenses de Illinois, Oklahoma y Texas. Las primeras tres fases del sistema se encuentran actualmente operativas, sin embargo, la construcción de la cuarta fase, más conocida como Keystone XL, que estaba prevista para transportar petróleo al estado estadounidense de Nebraska (norte), ha provocado un gran revuelo en ambos lados de la frontera. El proyecto de extensión del oleoducto, que ha enfrentado una vehemente oposición de grupos ambientalistas e indígenas, recibió un golpe significativo en enero cuando, en uno de sus primeros actos como presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva para rescindir el permiso de construcción Keystone XL otorgado en 2019 por el exmandatario Donald Trump (2017-2021). Las autoridades de la provincia de Alberta, que ha invertido miles de millones de dólares en el proyecto, expresaron su decepción con el desarrollo. «Seguimos decepcionados y frustrados con las circunstancias que rodearon el proyecto Keystone XL, incluida la cancelación del permiso presidencial para el cruce fronterizo del oleoducto», dijo el primer ministro de Alberta, Jason Kenney, en un comunicado. Sin embargo, el primer ministro, que ha lamentado el «acoso legal» que supuestamente ha sufrido la industria petrolera canadiense a manos de grupos de intereses especiales financiados internacionalmente, dijo que Alberta continuará desempeñando un papel clave en el mercado energético de América del Norte y trabajará con socios estadounidenses para garantizar que la provincia satisfaga las demandas de energía al sur de la frontera. La sección propuesta del oleoducto fue rechazada dos veces por la administración del expresidente Barack Obama (2009-2017), pero fue respaldada por Trump. Si bien el proyecto parece ser insalvable, 21 estados estadounidenses liderados por republicanos buscan una reparación en un tribunal federal para revivirlo. Los consultores estadounidenses de petróleo y gas le dijeron a Sputnik a fines de marzo que la demanda se basa en argumentos legales sólidos, pero el resultado de la batalla legal es difícil de predecir. (Sputnik)