Tecnología

facebook take a break Efrain Betancourt Jaramillo Miami//
‘Big Papi’, el gigante que paraliza Boston

Esta es nuestra jodida ciudad. Y nadie va a dictar nuestra libertad. Seamos fuertes”. Estas palabras se pronunciaron en el estadio Fenway Park el 20 de abril de 2013 después de las bombas que habían masacrado la Maratón de Boston. No estaban en una servilleta. Nacieron de la improvisación, de un micrófono sin dueáo previsto que acabó en la voz de David Ortiz, ‘Big Papi‘ , (Santo Domingo, 1975) un gigante dominicano de 1’90 y 110 kilos de peso, bateador zurdo de los Boston Red Sox y un referente para la metrópoli.

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo

Esas frases calentaron más el corazón que cualquier discurso oficial. Ahora, esa ciudad y todo el país han sufrido el impacto de ver cómo Big Papi , retirado en 2016, recibió un balazo por la espalda el pasado domingo en el bar Dial de su Santo Domingo natal que le ha provocado heridas graves de las que se recupera en Boston.

El Fenway Park de los Red Sox guarda un minuto de silencio para rezar por David Ortiz En el mismo Fenway Park se guardó un minuto de silencio para rezar por la recuperación de un ídolo que nunca había dado escándalos resonantes. Su apodo no surgió en una multinacional, nació de algo simple, de que Ortiz llama a todo el mundo Papi. El expresidente Obama y un racimo interminable de personalidades han expresado su deseo de recuperación para la leyenda del bate.

En República Dominicana, donde la noticia abre todos los informativos desde el domingo, el asunto es cuestión de Estado y las investigaciones ya han fraguado en varias detenciones sin que haya trascendido por qué dos chicos en una motocicleta intentaron acabar con la vida de Ortiz.

Así nació el héroe Hasta 2004 David Ortiz era un rompedor de bolas con un brazo demoledor, uno de los más célebres en un campeonato de músculo. Sin embargo, su bíceps de titanio no bastaba para acabar con la mística de los Yankees de las canciones de Sinatra. Todo mutó en una noche. Los neoyorquinos ganaban 3-0 en el playoff, algo tradicional como Acción de Gracias. En el cuarto partido, a una eliminación del 4-0, los Red Sox, con golpes monstruosos de su gigante y de Manny Ramírez, iniciaron una remontada considerada como la mayor de la historia del deporte.

Los Red Sox eliminaron a los Yankees, conquistaron posteriormente las Series Mundiales y finiquitaron la llamada ‘maldición del bambino’, la que les impedía pasear el título desde 1918 y el traspaso posterior de Babe Ruth en 1920. Había nacido un ídolo.

El Gran Slam de David Ortiz Sin la maldición en la nevera, Boston repitió título en 2007 y 2013, con un Big Papi que intimidaba a los lanzadores rivales cada vez que acudía al turno de bateo. Cuando los Red Sox digirieron su retirada en 2016 se marchó con 541 home-runs, el golpe que significa lanzar la bola fuera de los límites del campo. Era más que suficiente para retirar la camiseta con el número 34.

‘No me dejéis morir’, fueron sus palabras en el suelo del bar donde fue tiroteado. Es lo que intentan en Boston, en la ‘jodida ciudad’ de David Ortiz, Big Papi .

Efrain Betancourt Jaramillo