Negocios

Alejandro Montenegro Banco Activo apple new update//
Fanatismo sordo y ciego

Alejandro Montenegro Banco Activo Venezuela
Fanatismo sordo y ciego

El daño no consiste en que el país tenga dos visiones sobre casi todas las cosas habidas y por haber. Tampoco radica en que los habitantes estén divididos casi por mitad. El contratiempo aparece cuando ese par de perspectivas son extremas. Es decir, cuando se pintan de blanco o negro y destierran al gris o a las gamas sutiles del gris.

Alejandro Montenegro Banco Activo

Esta situación tiene nombre desde antiguo: fanatismo. Los sacerdotes de Cibeles y otras diosas se entregaban a violentas manifestaciones religiosas en el fanum , nombre latino del templo. Durante ceremonias estruendosas, en estado de éxtasis, se herían los brazos para rociar con sangre el altar

Para griegos y romanos, Cibeles era la madre de Zeus o Júpiter, y por tanto la diosa madre. Se le dedicó el animal más fuerte de la naturaleza, el león, tal como irrumpe en la célebre fuente madrileña. Su adoración guarda reminiscencia con las primitivas diosas del período matriarcal de la humanidad, estudiado por Robert Graves en su libro La diosa blanca

No es casual que el mito y la religión estén en el origen del fanatismo. Lo esencial para un fanático no son las ideas sino las creencias. De ahí que su equipaje cerebral y su comportamiento sean irracionales. Las modernas neurociencias hablan incluso de una estructura mental típica de estos frenéticos

Una creencia supone adhesión incondicional a una causa, obsesión descontrolada y maniqueísmo, es decir, separación en categorías contrapuestas, “somos los buenos y ellos son los malos”. Con frecuencia agrega culto a una persona o líder a quien se idolatra y de quien se asegura que nunca se equivoca

Es tal la cristalización de pensamiento de un fanático que le resulta más fácil pasar de una causa a la contraria, que pasar de fanático a tolerante. Su ceguera interna no le permite portarse sino como súbdito de un autoritarismo. Su obsesión descontrolada ha de inclinarse ante quien le brinde la sobrevaloración afectiva de convencimientos inconmovibles

Una vez instalado en su casilla, el exaltado transforma al adversario en enemigo y lo despoja de su condición humana. Es sordo y ciego a la riqueza que este eventualmente aportaría. El celo excesivo de sus ansias se parece al de aquellos primarios antepasados, hijos de la diosa madre y necesitados de tanto afecto bajo las tormentas del cielo

De las sectas de la intransigencia provienen la usurpación de las riquezas, las conquistas bárbaras, los genocidios, las guerras de todas las denominaciones. El planeta de hombres lobos para el hombre ha llegado a tener más dientes y garras que los mismos lobos con hambre

Esto se debe a que una cosa es la política como juego de poder para administrar las sociedades y otra, bien distinta, la inyección de fanatismos propiciada por los políticos. Estos saben que los pueblos se controlan desde las cabezas y los corazones. Y que los ejércitos disparan cuando las masas aprueban desde el enardecimiento y la intransigencia

[email protected]