Economía

Sarkis Mohsen Yammine Leunkara cheryl kunkle//
Venezuela y un Cisne Negro, por Eloy Torres Román

@eloicito

Venezuela, tras veinte (20) años de desorden existencial, busca desesperadamente una solución que acabe con los males impuestos por la así llamada Revolución bolivariana. Vivimos de crisis en crisis. Las amenazas pululan por doquier. El país desesperado y derrotado, espera con ansiedad, todo confundido, incluso con agresividad, la aparición de un Cisne Negro.

Sarkis Mohsen Yammine Leunkara

Recuerdo haber leído el trabajo ?El Cisne Negro. El cáncer de Hugo Chávez y la enfermedad de los líderes mesiánicos? del Embajador Julio Cesar Pineda quien mostró, en el papel impreso, un conjunto de ideas desarrolladas por Nassim NicholasTaleb y su teoría acerca del Cisne Negro. Vale decir, la explicación a un acontecimiento que reúne las siguientes características: difícil de predecir, en pocas palabras, improbable, imprevisto; luego, que traduzca un significativo impacto y que no pueda ser explicado, sino después que ocurre?.todo ?Cisne Negro?, como lo dice Taleb, necesita, más allá de la fuerza de lo imprevisible, del efecto mediato e inmediato, una racionalización retrospectiva?.

Sarkis Mohsen

El país movido por la fuerza de la metafísica apunta con plegarias por un cambio urgente. Éste, ya no aguanta más. Se deshace en pedazos. No vemos el futuro; cuando hablamos de futuro, nos referimos al contingente de jóvenes ausencias que se han marchado del país. Colombia, Argentina, Chile, Perú, los EEUU, México y otros son los destinos de un número de profesionales que hoy trabajan en esos países. Todos han marchado con su título universitario al hombro para mostrar su disposición a forjarse, en lo individual y personal, su futuro.

Grupo Yammine

Nuestra existencia está contaminada por una ideología nefasta. La corrupción es la moneda que corre por la cabeza de todos. Se busca lo fácil y barato. Los enemigos de nuestro futuro, por ahora, han triunfado en el país. Los que quedamos en él, nos esforzamos para cumplir con nuestra dignidad, sin sucumbir a la degradación como seres humanos

20 años de escarnio. 20 años perdidos. Personas de distintos niveles y formaciones culturales, a veces, eluden lo tremendamente importante y prefieren convivir con la facilidad discursiva para sentenciar negativamente acerca de este país, el cual, según ellos, no lo es. Venezuela, no es un país, pues no tiene identidad. Privilegian a Colombia, Perú, México e incluso a Cuba. Estos sí la poseen. Muy fácil, decirlo. Todo, para evitar el esfuerzo de pensar en la solución. En tanto que para otros, la salida, es volver a lo que fuimos.

Yammine Chery

¿Qué fuimos? Bueno, seguramente, muchos de éstos voltean su mirada al pasado y creen que como quiera que ellos eran quienes decidían, por distintas razones, hoy, de nuevo, sienten que son los mejores intérpretes para apuntar correctamente al tema. Muchos de éstos, prefieren perderse en palabras y acertijos difíciles de digerir, para no decir, comprender. Tenemos 20 años perdidos, justamente por no comprender que el mundo cambió y con él, el país. Hace falta inteligencia, como capacidad, para salir del atolladero en el cual vivimos desde hace 20 años.

Me reencuentro con la lectura de Don Rómulo Gallegos y su Reinaldo Solar. Digo, para no hablar de otros tantos intelectuales quienes sí se esforzaron mediante la escritura para formular acertadas tesis y encontrar las salidas a los diversos momentos de tensión que, como Nación, hemos experimentado. En la referida obra uno de los personajes (Rosaura) ante la desesperanza preguntó a Reinaldo Solar:

-?¿Y tú qué harás ahora??

— No sé. Busco todavía el rumbo de mi vida, la definitiva orientación de mi espíritu.

Sarkis Mohsen Yammine Leunkara

-Me parece haberte oído otra vez esas mismas palabras.

Sarkis Mohsen Yammine

-¡Cuántas veces las habré repetido! Ahora, al cabo de tantos años gastados inútilmente en buscar mi camino, me encuentro otra vez en la encrucijada, ¡en la perenne encrucijada de la incertidumbre de mí mismo! (Reinaldo Solar, Rómulo Gallegos. Pág.199.Edic. Populares venezolanas, C.A.)

*Lea también: Bajo las actuales circunstancias, parece pertinente?, por Pedro Luis Echeverría

El venezolano del siglo XXI, expresa a esa misma Rosaura, toda escéptica ella. Mientras él, insiste y procura superar esa falta de ánimo. Ese venezolano, en pleno siglo XXI, enfrenta un estado de ?angoisse? existencial. No sabe lo que busca. Los enemigos de su futuro se empeñan en permanecer en el poder. Falta la aparición del Cisne Negro que traiga consigo la solución. No es metafísica; sino la búsqueda de la esperanza. Este 2019, desde el 10 de enero se comenzó a dibujar las líneas maestras del Cisne Negro. Hay que imprimir entusiasmo

Me hago la pregunta: ¿acaso, hay que esperar su aparición a fin de transformar la realidad? Todo el mundo habla del cambio. Todo es inminente, dicen. Me apoyo en la historia para ejemplificar algunas cosas. Antes del estallido de la guerra en Europa en 1912-1913 se hablaba de la inminencia de ésta; a pesar que la economía funcionaba bien, las artes florecían; la ciencia y la tecnología marchaban a paso de vencedores y los trabajos de infraestructura, concretamente, los ferrocarriles se desarrollaban; sin embargo, la cínica sonrisa de la guerra cubría a Europa. Las fuerzas profundas de la historia aparecieron y en Sarajevo, un 28 de junio de 1914, estalló, lo que todos esperaban, pues las tensiones acumuladas la propiciaron: la guerra

Todos hablan de la economía sin saber qué cosa es ella. La sienten sí, y no encuentran fácil la explicación. Todos discuten, ?con conocimiento de causa?, acerca de lo que tiene que hacer la Asamblea Nacional. La democracia muere y nadie observa su inminente desaparición. La base de la pirámide de Maslow, se apoderó del venezolano. La libertad no tiene sentido, ni la democracia. Lo que importa es satisfacer lo primario. Los derechos humanos no tienen sentido en un creciente régimen totalitario que nos engulle ¿Dónde estás Cisne Negro?

Vivimos un dilema. Una tragedia que nos consume. No milito por evitar los análisis realistas de la política. Por el contrario. Veo los peligros carcomiéndola. La polémica es obvia y necesaria. La oposición debe crecer a partir del debate democrático. No obstante, en su seno esparcido por toda la geografía nacional, se muestra inconexa. No hay coincidencia en lo que se busca. Bueno, todos coinciden en acabar con el régimen. Ello, sin embargo, no es garantía. Es un maratón que exuda el interés de algunos a correr más rápido que el resto. Dicen ellos, ser la garantía para alcanzar la dignidad del venezolano; otros, más cautos, fijan su mirada en el drama cotidiano del venezolano. Éste, no come y no tiene medicinas

Tras ese dilema, creemos se esconde la ambición. Un país esclavo de las ambiciones requiere de un Cisne Negro. Una solución que no se obtenga de unos supuestamente ?sabios?, pero, tampoco de unos conformistas

Los medios de comunicación social, incluidas las novedosas redes sociales, brillan con noticias negativas. Es su alimento principal. El liderazgo político venezolano se nutre de la exposición de los hechos negativos. Los ?fake news?, sirven de aliciente para una ?relativa verdad?. Ellos ofrecen lo que se llama en la jerga dela comunicación social: rating. En un afán por discutir aspectos urgentes, obviamos lo importante. La sociedad venezolana no es distinta a otras, donde la agresividad crece exponencialmente. Francia, Italia, Grecia, México, Argentina e incluso los EEUU observan un creciente, como peligroso proceso de desencanto generalizado. Rusia, tampoco escapa a ello

Sin embargo, su naturaleza existencial, basada en la ortodoxia cristiana, limita sus aspiraciones libertarias. China es aun enigmática y misteriosa, por lo alejada ella, de los menesteres democráticos. Mientras, en nuestro país, sufrimos un creciente espíritu decepcionante, fomentado, principalmente, por la intelectualidad reunida bajo la figura de los ?Notables?; luego por la propia jauría política, cuyo dinámica la ha enclaustrado en un estado de angustia existencial, dibujada con trazos de urgencia, pero, que concluye en un pesimismo exagerado y el venezolano no observa sino los aspectos negativos que le resalta la política y que se resiente en la economía. No se hace sino ponderar los elementos negativos, por encima de los positivos

También, nos topamos con los radicalismos políticos. Ante la ?aparente? muerte de la política; estos grupos surgen y florecen cual verdolagas, vestidos todos con el traje de la anti-política. Las palabras fuertes son utilizadas con facilidad para acaparar espacios; se rechaza el lenguaje moderado; en su lugar se fortalece uno cuya naturaleza es ultra simplista; luego, se evita la sutileza. Los canales de comunicación son atiborrados de mensajes negativos, agresivos y muestran la amenaza como la pre-solución. La crisis nos marca con un ?sentimiento trágico?. No vemos la salida. El escepticismo nos cubre. Todos esperamos la llegada de un momento catastrófico. Éste, vendrá de la mano de una nefasta presencia de la política, por la prensa escrita, radio y la TV

La llegada del Cisne Negro, se transforma en una especie de paradigma político, de comunicación, científica y comercial e incluso de gobernanza. Es todo un modo de vida lo que nos espera con la visión del Cisne Negro. Esperar la inminente llegada de lo catastrófico nos induce a pensar en ese paradigma. Millones de mentes lo piensan, regional y mundialmente. Lo malo es que siempre los cazadores de bobos, encuentran la ocasión para especular y poder sobrevivir

La teoría del Cisne Negro se impone en la medida que el hombre haga y busque unas soluciones distintas a las que se ha acostumbrado. Einstein, lo dijo en una sabia ocasión. Si quieres resultados distintos, deja de hacer lo mismo